domingo, 7 de febrero de 2010

Desde Venezuela Adolfina Vive

La pobreza y el color de su piel la condujeron a la muerte
por José A. Benítez
Prensa YVKE Mundial
Domingo, 7 de Feb de 2010. 12:37 pm
Adolfina vive
6 de febrero: Se conmemora un aniversario más del vil asesinato de
Adolfina Villanueva. Hace 30 años que se marchó esta mujer, cuyos pecados, entre otros, fueron ser negra y pobre.
A Adolfina Villanueva la asesinaron una mañana del 6 de febrero de 1980. La razón: era pobre.
En Puerto Rico ese es delito suficiente. Los que luchamos en contra de la Pena de Muerte, aquí tenemos un caso en que se asesinó a una persona por parte del gobierno, de forma extrajudicial, en otras palabras, un linchamiento.
Debemos recordar a Adolfina y conmemorar este asesinato. De no ser así, futuras generaciones pueden concluir que no causó la reacción esperada porque era negra, pobre, no tenía instrucción académica... era mujer.
De la misma forma que abogamos por el esclarecimiento y señalamiento de responsabilidades en el asesinato de Filiberto Ojeda Ríos, manifestarnos por el genocidio en la franja de Gaza, por los presos políticos, por los derechos de los marginados, por la ausencia de la posibilidad de guerra, de los condenados a muerte en cualquier parte del mundo... de esa misma forma debemos dedicarle un momento de reflexión al hecho de que a una mujer la mataron, por proteger a sus hijos y por negarse a salir de un lugar en donde habían vivido sus antepasados por décadas.
Debemos preguntarle a los que argumentan a que ella y su familia estaban invadiendo una propiedad que no le pertenecía: ¿Alguien a visto la escritura que Yuiza le entregó al conquistador español? Claro estos terrenos desde un principio se consiguieron a sangre y fuego.
A las familias puertorriqueñas que hoy gozan de gran riqueza y que la consiguieron esclavizando seres humanos, algunas de ellas acaparaban a los esclavos y se los alquilaban a las otras familias, les preguntamos: Los que fueron transplantados de África, que no pudieron dejar herencia; ¿Su sangre y privación de libertad no es suficiente para que sus ascendencia sea merecedora de un cantito de tierra para vivir? ¿O es que la paga por todo debe ser al contado?
El caso de Adolfina, es tan medular que:
No podemos hablar de racismo sin hablar de Adolfina.
No podemos hablar de derecho a la vivienda, sin hablar de Adolfina.
No podemos hablar de pobreza, sin hablar de Adolfina.
No podemos hablar de la Pena de Muerte, sin hablar de Adolfina.
No podemos hablar de la desigualdad de género, si no hablamos de Adolfina.
No podemos hablar del elitismo, en algunas personas instruidas académicamente, si no hablamos de Adolfina.

En esto de los instruidos académicamente y los demás, debemos mencionar en justicia, que la primera persona que catalogó el suceso como asesinato, fue el profesor Arturo Meléndez. El escritor, entre otras cosas, de La Batalla de Vieques y por muchos años presidente de la APPU.
La sinopsis de muchas de nuestras luchas como pueblo se llama Adolfina Villanueva y el acto cobarde que cobró su vida. A 30 años de su asesinato, mi experiencia es, que poca gente la recuerda. Las fuerzas vivas y de izquierda, tenemos todos los detalles de los asesinatos de Cerro Maravilla, que fueron dos años antes de éste, que nunca debemos olvidar. Éste de Adolfina...tampoco.
 http://radiomundial.com.ve/node/227951

Palabras pronunciadas en el acto de recordación de Adolfina Villanueva Osorio, sábado 6 de febrero de 2010, por parte de Luis Pedraza Leduc.

¡Adolfina Vive!
Treinta años después del vil asesinato de Adolfina Villanueva Osorio, su ejemplo vive para recordarnos la necesidad de redoblar el compromiso y el ánimo de luchar por una causa justa. Ella luchó y dió su vida por un techo para sus hijos. Lucho y dio la vida por defender un Hogar en el cual vivir decentemente. Luchó y dió la vida por querer ser independiente. Luchó y dió la vida por querer vivir.
¿Qué relación tiene la comunidad Villa del Sol, los despidos causados por la implantación de la Ley 7, la propuesta de eliminar la Oficina de Comunidades Especiales, la ley que propone eliminar el Fideicomiso de Tierras, la negativa de la gente de las Gladiolas a desalojar sus viviendas, la lucha de las comunidades en nuestro país por tener acceso a servicios de excelencia en cuanto a energía eléctrica, agua, escuelas, salud, seguridad, recreación y vivienda, o las luchas de las comunidades por defender el ambiente, con el asesinato de Adolfina Villanueva Osorio?
Pobreza, desigualdad social y económica, enfrentamiento contra el poder del gobierno, victimas de intereses económicos…Atrevidos y arrojados, soñadores de libertad, cimarrones, negros y negras, gente de pie, mujeres y hombres dispuestos a luchar por un techo, por un pedazo de tierra…
Rescatadoras y rescatadores de dignidad, constructoras y constructores de la justicia, agitadoras y agitadores de la verdad…¡Que muchas Adolfina hacen falta en nuestro país!
Hoy debemos afirmar la necesidad de reflexionar sobre la agenda inconclusa por obtener Justicia, Igualdad y Libertad en nuestro país.
Tenemos que saber que todavía existen muchos Veremundo Quiñones con el control de hacer leyes para quitar trabajos, derechos, casas y hasta la vida. Que existen muchos Veremundo Quiñones que compran legisladores, alcaldes y funcionarios para que se aprueben sus proyectos. Que existen tribunales para interpretar leyes a favor de los Veremundo Quiñones y negar justicia a los necesitados.
Hoy recordamos y afirmamos la valentía e integridad de Adolfina Villanueva Osorio como así recordamos y respetamos a los cientos de miles de hermanos haitianos que la maldad de los Veremundo Quiñones les condenan a la pobreza, a la falta de educación, al discrimen, a la muerte.
La injusticia, la desigualdad, la falta de libertad no se mide por cantidades. Se es o no se es. No podemos consolarnos alegando que en Puerto Rico tenemos más oportunidades que en Haití. Adolfina Villanueva Osorio no las tuvo, aquí en Puerto Rico, no en Haití. Treinta años después continuamos luchando, unos más necesitados que otros, otros en peores condiciones… pero todos buscando un pedazo de tierra y aire donde vivir plenamente.A treinta años de su asesinato, ADOLFINA VILLANUEVA OSORIO, ¡VIVE!

A los 30 años Adolfina Vive

“Yo creo que ellos fueron allí a matar”
Marta Villanueva recuerda vívidamente la muerte de Adolfina, ocurrida hace 30 años.

Por Jorge L. Pérez / jperez@elnuevodia.com
Adolfina Villanueva Osorio tenía 34 años cuando, el 6 de febrero de 1980, murió baleada por la Policía que intentaba desalojarla de la humilde casa de madera localizada en el sector Tocones del barrio loiceño de Medianía Alta.
La mujer presuntamente había salido machete en mano de la casa en que vivía con su esposo y sus seis hijos para enfrentar el masivo operativo del desahucio, compuesto, según se informó entonces, por cinco alguaciles y 16 policías.
Adolfina murió de un disparo en el costado. Su esposo, el pescador Agustín Carrasquillo Pinet, quedó herido de cuatro balazos en una pierna.
Dentro de la casa, de acuerdo a un estremecedor relato que el viudo le hizo días después al reportero José Rafael Reguero, de El Nuevo Día, algunos de los seis hijos -de entre 2 y 12 años, todos nacidos en el mismo lugar- lloraban a gritos en medio del tiroteo.

video

Según éste, la policía continuó disparándole a la casa aún después de matar a su esposa y herirlo a él, y completó su faena lanzando gases lacrimógenos.
El desahucio se completó a cabalidad, de acuerdo a la orden de un juez: la acción violenta comenzó en la mañana; una aplanadora hubo de derribar la vivienda de madera antes de que anocheciera.
La orden legal se produjo a raíz de un caso presentado por el terrateniente Veremundo Quiñones, quien compró los terrenos que el dueño anterior le había cedido al padre de Adolfina y éste, a su vez, permitió que construyera su vivienda el pescador Carrasquillo luego de casarse con su hija.
Días atrás, Marta Villanueva, hermana menor de Adolfina, quien era entonces estudiante de la UPR de Río Piedras y, es hoy en día directora de escuela, recordó con emotividad lo ocurrido 30 años atrás.
“Yo creo que ellos (los policías) fueron allí a matar”, dijo. “Mi cuñado se salvó porque se hizo el muerto y ellos no se dieron cuenta hasta después”.
Su cuñado, prosigue, fue quien identificó al sargento Víctor Estrella como quien hizo el disparo que mató a Adolfina.
Estrella fue absuelto en el juicio.
“El problema fue que se le acusó de asesinato y no se pudo probar la premeditación”, dice Marta Villanueva.
“En ese juicio hubo muchas irregularidades y se dijeron muchas medias verdades y mentiras: se habló de que mi hermana había salido con algo en la mano para agredir a la Policía, pero también dijeron que en la casa habían encontrado unas bombas molotov”.
“Las supuestas bombas molotov eran unas grillas que usaba mi cuñado para alumbrarse de noche cuando salía a pescar o a cazar jueyes”.
Y, según Marta, la demolición de la vivienda tuvo también el efecto de borrar gran parte de la evidencia.
“Antes de que lo acabaran todo, logramos rescatar una ventana”, dijo. “Estaba llena de agujeros de balas”.
“Según la prueba de balística, los agujeros iban hacia adentro, hacia el interior de la casa”.
Allí estaban en esos momentos los tres hijos menores del matrimonio: los mayores habían partido hacia la escuela.
Dos de los hijos han muerto ya. Otro estuvo preso largo tiempo en los Estados Unidos.
“Destruyeron a esa familia”, dijo Marta. “Esos niños se criaron sin una madre que los pudiera ayudar”.
A pesar de esto, y quizás acrecentada en parte debido al fallo judicial, Adolfina Villanueva ha quedado plasmada como un símbolo perpetuo para los que antes y después han luchado por permanecer en sus tierras ocupadas.
“Quizá pueda decirse que ahora las autoridades son un poco más cuidadosas”, dijo Marta, “pero los abusos de la Policía continúan y se sigue sacando a la gente de las tierras que vienen ocupando desde hace tiempo”.
El niño Edwin Quiñones observa la ceremonia de recordación del 30 aniversario de la muerte de Adolfina Villanueva.http://www.elnuevodia.com/yocreoqueellosfueronalliamatar-668915.html

lunes, 1 de febrero de 2010

La presencia de Adolfina 30 años después

'Adolfina Villanueva, la heroína del pueblo puertorriqueño es el espíritu que mueve esta comunidad. A ella se le rinde el tributo y el homenaje que le corresponde como una madre puertorriqueña que ha defendido su hogar y su familia y que derramó su sangre por liberarla.' Lolita Lebrón
A 30 años de su vil asesinato por la policía de Puerto Rico un 6 de febrero 1980, la figura de Adolfina Villanueva Osorio está más vigente que nunca.
En estos momentos comunidades en la isla entera luchan por su sobrevivencia. Administraciones municipales y estatales amenazan con desahuciar y desalojar para acomodar proyectos que solo favorecen el capital y la ganancia desmedida de una elite.
El Comité Resistencia y Dignidad Adolfina Villanueva te invita a conmemorar los 30 años de la gesta de una mujer loiceña que se negó a abandonar su hogar ancestral en el sector Tocones de Loíza por capricho del terrateniente Veremundo Quiñones.
La actividad se le dedica a las comunidades que están defendiendo su derecho a una vivienda segura y un entorno saludable y adecuado para el desarrollo de sus familias y vecinos.
Sábado 6 de febrero 2010 10:30am
Frente al mural "Piñones No Olvida"
Carretera 187 km 7, Piñones
Mapa